MUSICONICA
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: No es basado en un anime espero les guste, basado en creencias locales.  (Leído 639 veces)
Lomax-San


Karma: +71/-30
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1113

TK - Nivel 8
****
Ahora tambien posteo en el foro fanfic XD


Ver Perfil
« : Octubre 11, 2008, 04:26:08 »

Hola muchachos del sub foro de fanfics hace rato que pensaba postear aquí pero recién hoy me decidí a elaborar esta historia que quizá algún mangaka le guste dibujarla XD acepto criticas ya que mi trabajo esta lejos de ser perfecto y como verán ni siquiera le puse titulo porque ninguno que pensé me pareció bueno, basado en tradiciones culturales e historias perdidas y otras que aun viven de la cultura Aymara (y otras) y ficción al puro estilo friki, mezcladas como mejor me pareció XD en fin aquí les va:

El viento sopla fuerte y no hay nadie alrededor mas que dos personas que se ven frente a frente, el paisaje es desolado y solo la luna llena ilumina sus rostros tan morenos como la tierra cuando se seca. -Debes rendirte- le dice, pero el otro niega con la cabeza –La sabiduría que obtuve nunca la tendrás a tu alcance, soy un guardián mas que no dejara que caiga en tus manos… mátame si así lo deseas pero recuerda que no estoy solo- el viento sopla aun mas fuerte hasta hacer silbar la paja brava y hace calar los huesos con el frío altiplanico. De pronto una luz ilumina todo y cierro mis ojos y caigo tendido al suelo, no he muerto aun?, recuerdo como empezó todo esto, fue hace un año atrás y no pensé que terminaría así.

Capitulo I
Yatiri y Khana

Desperté hoy 20 de junio y transcurre un día mas en mi vida, la rutina diaria será cortada esta noche cuando partiré para Tiahuanacu, vivo en una pequeña ciudad llamada La Paz la ciudad de los prestes, la ciudad hueco, la cuna del chairo con cordero y del carnaval en avenidas céntricas de la ciudad, me gusta dos cosas de esta ciudad lo cosmopolita que es cuando vivo en el centro urbano y lo vacía que se ve cuando la veo desde las alturas mientras observo a través de los cristales húmedos de la movilidad que me lleva a casa, al ser una hoyada es fácil imaginárselo.

Casi obligado me dirigí a la universidad para encontrar conocimiento y amigos con quienes compartirlo, -viste ayer la TV?- y la verdad es que el conocimiento audiovisual ha desgarrado mis pupilas y me ha dejado una imagen permanente en la mente de una pantallita de 30 pulgadas transmitiendo imágenes, decidido a cambiar de tema de conversación empecé a hablar sobre el viaje a Tiahuanacu, -en verdad iremos? me da flojera y seguro hará frío y me aburriré esperando a que salga el sol para ver nada mas a gente creyendo que algo cambio en sus vidas- siempre he sido optimista pero tengo altas y bajas como todos.

Por la noche viajamos alrededor de 5 horas para llegar a nuestro destino, dormí 3 de las mismas apoyando mi cabeza en los delicados hombros de un estudiante que llevaba 20 años intentando obtener su titulación, admirable compromiso, y me dio escalofríos pensar en terminar como él, pero el destino me tenia una sorpresa para ese día.

-Llegamos a Tiahuanacu!!!- Grito el chofer despertándome de mis pensamientos, bajamos en grupo y decidimos rondar por ahí hasta que amanezca para lo que faltaban 4 largas horas; fiesta y alcohol abundaban y mis amigos se entregaron poco a poco al señor Baco el cual les decía que beber toda la noche no era tan mala idea. Aburrido de la lamentable y pintoresca escena de mis amigos bebiendo decidí marcharme solo hacia las ruinas para esperar por primera y decididamente única vez en mi vida  el amanecer soportando el frío altiplanico.

El cielo estaba despejado y el frío era horrible y me acomode entre varias personas que esperaban el amanecer para levantar las manos pues se acostumbra hacerlo apenas sale el sol para recibir las supuestas energías místicas del solsticio invernal, -5 minutos mas- dijo alguien y efectivamente pasados los mismos el astro rey empezaba a salir, una tenue luz anaranjada invadió el ambiente y por un momento pensé que no valió la pena presenciarlo pues no había gritos de alegría ni tampoco la gente levanto las manos, todo estaba en silencio… un silencio extraño… un silencio profundo.

Escuche una música a lo lejos parecía interpretada en base a instrumentos de viento, me di la vuelta y poco a poco descubrí que toda la gente que estaba a mi alrededor había quedado inmóvil, como si alguna fuerza hubiese detenido el tiempo en ese momento, la música se oía cada vez mas y mas cerca hasta que vi a  un pequeño hombrecito vestido con un poncho de tonos rojizos profundos y un cayado que le servia como apoyo, detrás de él venían dos músicos que interpretaban instrumentos de viento y tocaban una melodía que no había escuchado antes pero que era melancólica y triste.

El hombrecito se acerco a mi y me dijo -Hola soy Yatiri uno de los Guardianes de las Puertas y sus secretos, veo que tu también te nos unirás a partir de ahora- sorprendido no atinaba a decir nada y solo me quede mirando y él continuo diciendo –acompáñame que pronto se abrirá la puerta y no debemos perder tiempo- y se dirigió a una de las ruinas de aquel lugar mas exactamente a una puerta en forma de piedra con muchos jeroglíficos tallados en la parte superior que extrañamente empezaba a brillar con un tono anaranjado resplandeciente.

Los músicos tocaban una nueva melodía y la puerta de piedra tallada empezó a brillar hasta tornarse de color dorado y una luz blanca resplandecía en la abertura que tenia en medio, los músicos tocaban cada vez mas rápido y a la vez mas fuerte brillaba la abertura, de pronto se detuvieron y reino el silencio… el hombrecito llamado Yatiri se paro en frente de la puerta resplandeciente y levanto las manos alzando en alto su cayado el cual empezó a brillar y repentinamente lo clavo en la tierra haciendo temblar todo el lugar. Pronuncio algunas palabras que no pude entender y para mi sorpresa de la puerta salieron dos personas con cayados vestidos con ropas muy diferentes a las que vestía Yatiri y ceremoniosamente se ubicaron detrás de él, saco el cayado de la tierra y la puerta dejo de brillar y se acercaron a mi.

-Debemos irnos, pronto todo volverá a la normalidad, así que démonos prisa- dijo Yatiri y me tomo del brazo y me saco de ese lugar; cuando ya estábamos a una distancia considerable la tenue luz anaranjada dejo de brillar y escuche murmullos y música dándome la vuelta vi como la gente festejaba y levantaba las manos para recibir la salida del sol -apresúrate- me dijo Yatiri y deje esa escena sin creer lo que había vivido.

-Debemos llamar de alguna manera al muchacho- dijo Yatiri mientras caminaba junto a los otros sujetos que habían salido de la puerta -como se unió a nosotros el día de la luz deberíamos llamarlo Khana que significa “claro”- todos asintieron con la cabeza sin pronunciar palabra alguna, habiendo caminado durante casi 30 minutos llegamos a una pequeña casucha hecha de adobes y cuyo techo estaba hecho de paja brava, entramos por una pequeña puerta y una vez dentro todos me miraron y Yatiri dijo -siéntate en esa silla, debemos explicarte muchas cosas-


Como veran aun es un proyecto asi que me falta completar y pulir muchas cosas pero la idea esta completa, comenten si les gusta o tambien si no les gusta je, je pronto publicare el capitulo II donde se explica que sucedio ese 21 de junio y quienes eran esos sujetos y los nuevos retos de nuestro amigo Khana. Lo pongo en su consideracion  Grin

Pdta: Iba a presentarlo en el concurso de cuento de AXS pero no lo habia terminado aun.  Cheesy
« Última modificación: Octubre 11, 2008, 04:44:03 por Lomax-San » En línea

Tienes alguna idea para la mascota Todoketai? aporta entrando a este tema:  http://www.todoketai.org/index.php?topic=15355.0
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: